PRESTÉ LAS ESCRITURAS, ¿MI CASA ESTÁ EN RIESGO?

"Abogado, estoy muy preocupado porque le dejé en garantía las escrituras de mi casa a un prestamista! ¿Me la puede quitar?"... En la práctica profesional, es común que a los abogados se nos pregunte, qué pasa cuando alguien ha "prestado" o dejado en "garantía" las escrituras de algún inmueble. 

La respuesta puede ser compleja o no, según sea el caso concreto. En términos generales podemos decir, que el hecho de que otra persona tenga en su poder el documento que conocemos como escrituras, NO significa que automáticamente se convierta en dueño del inmueble, ni tampoco que le otorgue el derecho para poseerlo o disponer del mismo en forma alguna (por ejemplo, tratar de sacar del inmueble al legítimo dueño).

Lo anterior es así, porque el Código Civil para el Distrito Federal (hoy Ciudad de México), NO reconoce como una forma para adquirir la propiedad  de un inmueble, el simple hecho de tener físicamente el título de propiedad de la cosa, sino que, dicho cuerpo legal señala, por ejemplo, que tratándose de inmuebles, la operación de compraventa (forma más común de adquirir un inmueble) debe hacerse constar en escritura pública (artículo 2,320).

No debemos olvidar, que la ley civil en la Ciudad de México reconoce diversas maneras de adquirir la propiedad de un inmueble, por ejemplo, cuando se trata de una compraventa, una donación, de prescripción adquisitiva (usucapión), de una herencia, entre otras más.

En conclusión, podemos estar seguros de que el hecho de que un tercero tenga en su poder las escrituras de nuestro inmueble, no lo vuelve dueño ni poseedor automático del mismo, sin embargo, no debemos pasar por alto que al ser nuestra escritura un documento que demuestra la existencia del inmueble, siempre cabe el riesgo de que dicha información pueda ser utilizada indebidamente.


Category : Inmuebles