¿QUÉ SON LAS CAPITULACIONES MATRIMONIALES?

Las capitulaciones matrimoniales, en términos generales, son las bases o reglas que los que van a contraer matrimonio (incluso los ya casados) por sociedad conyugal, estipulan para regir el patrimonio relacionado con su nueva relación matrimonial.

El código civil para el Distrito Federal, hoy Ciudad de México, señala que la sociedad conyugal del matrimonio, se regirá primordialmente por las CAPITULACIONES MATRIMONIALES, sin embargo, en la práctica, éstas no se estipulan o en el mejor de los casos se utiliza una especie de formato que no detalla con claridad, las reglas a seguir para manejar el patrimonio que pertenezca a la sociedad conyugal.

Así pues, el código civil para el Distrito Federal, hoy Ciudad de México, en su apartado respectivo, menciona que las CAPITULACIONES MATRIMONIALES deben mínimamente contener:

·         Detalle de los bienes inmuebles que cada consorte ingrese a la sociedad conyugal, expresando su valor y sus gravámenes (deudas sobre el inmueble).

·         Detalle de los bienes muebles que cada consorte aporte a la sociedad conyugal.

·         Detalle de deudas que cada consorte tenga al momento del matrimonio, señalando si la sociedad las pagará o sólo aquellas contraídas durante el matrimonio, ya sea por uno solo o ambos consortes.

·         Declaración expresa (sin lugar a dudas) de si la sociedad conyugal incluirá todos los bienes de los consortes o solo frutos (por ejemplo: rentas).

·         Declaración de si el sueldo de cada consorte le corresponde al que lo trabajó o si debe dar parte al otro, y en su caso, en qué medida.

·         Declaración de quién administrará la sociedad conyugal o si lo harán ambos, detallando las facultades que se tendrán (por ejemplo: vender, rentar, donar).

·         Declaración acerca de si los bienes que adquieran los esposos en el matrimonio pertenecerán en exclusividad al que los adquirió o si se repartirán entre ambos y en qué proporción (este punto es interesante ya que puede haber repartición en porcentajes diversos al afamado 50% y 50%).

·         Declaración expresa (sin lugar a dudas) de si la sociedad conyugal abarcará o no, los bienes adquiridos por herencia, legado, donación o fortuna (estos de acuerdo a la ley civil no entran en la sociedad conyugal salvo pacto en contrario, es decir, si los contrayentes pactan en las capitulaciones matrimoniales que sí sean parte de la sociedad conyugal).

·         Las bases para liquidar la sociedad conyugal (este punto es importantísimo, los consortes pueden decir cómo es que desean terminar su sociedad conyugal, evitando así la posibilidad de que exista una controversia futura).

 

Es relevante decir que, la ley civil de la CDMX tiene por no puesta cualquier disposición en las capitulaciones matrimoniales en la que se estipule que sólo uno de los consortes deba percibir todas las utilidades (ganancias) y aquella que diga que sólo uno de ellos deba absorber las pérdidas o responder en solitario por las deudas comunes.

 

Si los consortes realizan un pacto de cesión de bienes propios al otro, se reputa una donación. Esta donación puede ser revocada en caso de adulterio, violencia familiar, abandono de obligaciones alimentarias o conductas graves que denoten ingratitud por parte del que recibió la cosa, para con el que se la ha cedido (donado).

 

En caso de que se suscite algún desacuerdo entre los cónyuges respecto a la forma de administrar los bienes o en general alguna derivada de las capitulaciones matrimoniales que rigen la sociedad conyugal, o en definitiva se trate de disolver y liquidar la sociedad conyugal, los cónyuges deben acudir al Juez Familiar para dirimir la controversia, misma que será ventilada de acuerdo a las reglas dispuestas en las CAPITULACIONES MATRIMONIALES o en su defecto de conformidad con las reglas generales que señala el código civil y el código de procedimientos civiles para el Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

 

Así, podemos concluir que, las CAPITULACIONES MATRIMONIALES, son un acto jurídico esencial en la vida de los consortes y de la familia en general, a las cuales lamentablemente no se les da el trato que debiera, y que por ello se tienen en el seno familiar problemas que no siempre se resuelven en casa, lo que trae controversias judiciales respecto a los bienes de los casados, y cuyo resultado no siempre resulta lo más favorable para los miembros de la familia.


Category : Derecho Familiar