¿SE PUEDE CAMBIAR DE SOCIEDAD CONYUGAL A SEPARACIÓN DE BIENES?

Para entrar en materia, debemos puntualizar que cuando se contrae matrimonio es necesario que la pareja decida y señale bajo qué régimen patrimonial están casándose, es decir, deben elegir la manera en que deberán regirse sus relaciones patrimoniales una vez casados, por lo que en este contexto la ley civil del Estado de México, señala que existen dos regímenes a elegir, que son el de Sociedad Conyugal y el de Separación de Bienes. Para el caso de que exista imprecisión sobre cuál fue el elegido por los esposos entonces automáticamente se entenderá que se casaron por Sociedad Conyugal.

La diferencia entre ellos es que en el primero mencionado, los esposos deciden unir sus patrimonios para formar una unidad económica que comprenderá todos los bienes que adquieran, individual o conjuntamente durante la vigencia de la Sociedad Conyugal que eligieron, sin que se incluyan en esto los siguientes:

  • Los bienes y derechos que pertenezcan a cada cónyuge al momento de casarse, y los que este poseyendo antes del matrimonio, aunque no fuera dueño si los adquiere por prescripción o adjudicación durante el matrimonio.
  • Los bienes que adquiera después de haberse casado mediante herencia, legado (herencia de un bien determinado a su favor), donación (regalo) o premios derivados de sorteos.

  • Los bienes que adquiera durante el matrimonio, con lo que obtenga de vender o permutar bienes y derechos que provengan de los dos puntos anteriores.

  • Objetos de uso personal (Ropa, calzado, artículos de aseo personal, etc)

 Así pues, la forma en que funcionará la Sociedad Conyugal se basará en los pactos a los que para tal efecto hayan llegado las partes y que hayan hecho constar por escrito en un documento conocido como capitulaciones matrimoniales, y de manera complementaria - o en caso de no existir capitulaciones matrimoniales - por lo que el Código Civil señale en el capítulo respectivo.

 

Pero siempre el dominio (poder de disponer) de los bienes de la Sociedad Conyugal residirá en ambos esposos, en la proporción establecida en las capitulaciones matrimoniales, y cuando éstas no existan, los bienes adquiridos durante el matrimonio serán propiedad de ambos esposos en proporciones iguales.

 

Sin embargo, en ocasiones los casados por diversas situaciones pueden optar por dar por terminada la Sociedad Conyugal, situación que la ley civil prevé y permite; así pues la Sociedad Conyugal termina cuando:

 

  • Concluye el matrimonio (por ejemplo cuando el matrimonio se disuelve por el divorcio)

  • Por así desearlo los esposos (se debe externar la voluntad de terminar la Sociedad Conyugal ante un juez familiar para que válidamente éste la declare terminada)

  • Cuando se dicte una resolución judicial (sentencia) que declare que el cónyuge que haya sido designado administrador de los bienes de la Sociedad ha actuado con dolo, negligencia, o ha llevado una torpe administración que pueda arruinar al otro cónyuge o que pueda disminuir considerablemente los bienes de la Sociedad Conyugal (bienes que son de ambos)

  • También cuando uno de los esposos ceda bienes pertenecientes a la sociedad conyugal a sus acreedores personales o, sea declarado en concurso o quiebra.

Por lo anterior y en respuesta a la pregunta planteada, es decir, si ¿se puede cambiar de sociedad conyugal a separación de bienes? Podemos responder que SÍ es posible, y ello obedecerá a que el matrimonio deje de existir, por ejemplo ante el evento de un divorcio, o cuando por convenir a los intereses de la pareja decidan de común acuerdo terminar la Sociedad Conyugal acudiendo al juez familiar para que en su lugar se instituya el régimen patrimonial de Separación de Bienes, incluso es posible cambiar tal régimen patrimonial del matrimonio cuando haya una mala o negligente administración de la Sociedad Conyugal  que ponga en riesgo el patrimonio que los esposos con esfuerzo han tratado de consolidad –esto debe declararse mediante una sentencia-.

Si tienes dudas o deseas asesorarte a profundidad en este tema, no dudes en escribirnos un correo electrónico, contactarnos por redes sociales o llámanos y agenda una cita, estaremos gustosos de proporcionar toda la ayuda necesaria.


Category : Derecho Familiar